BESTIARIO de la serie "ELIZABETH BATHORY"

El ataúd maldito
La trama principal de la serie se basa en viaje del ataúd maldito, un caso muy comentado en los ensayos sobre vampirismo y que algunos autores han considerado real, pero lo cierto es que se trata de una especie de leyenda urbana o bulo, ya que ha quedado demostrado su origen está en una novela poco conocida, por lo que sería una historia totalmente ficticia. La investigación sobre este tema está disponible en http://www.ceev.net/ataud.htm. Según un supuesto informe, el ataúd llega a Cartagena, y es reclamado por un particular en la Coruña, por lo que se transporta por carretera. En su viaje, se dan casos de vampirismo en Santillana del Mar, Comillas y la Coruña. Finalmente el ataúd es devuelto a Cartagena, donde lo recoge un noble servio. También se habla de un grupo de ocultistas que combatió a al criatura del ataúd, en el que me basé para crear a mis cazadores de vampiros ( Luisa, Crane y Honorio). En la serie el ataúd realiza más o menos el mismo recorrido, pero las razones del viaje y los personajes pertenecen a otras leyendas o han sido inventados ( Varcolaci, Struch, el carro de la muerte, Finisterre como lugar del conjuro, etc.)

Varcolaci
Esta curiosa variante vampírica está totalmente basada en las leyendas rumanas y húngaras del Varcolaci o Pricolici, pero sobre todo en el Varcolaci de Valcea, que es capaz de caer en un sueño profundo para que su espíritu suba por un hilo y alcance la luna ( o el sol) con el fin de devorarla y así provocar un eclipse. En la serie, este eclipse sería usado por Struch para acabar con los poderes lobunos del Ugarés, y el hilo por el que sube es fabricado por la Xana, para incrementar los efectos. También lo convertí en el amante vampiro que Elizabeth tuvo en vida, y que también recogen algunas versiones de la biografía de aquella. Los diferentes orígenes del Varcolaci, que él mismo describe en su ascenso con la condesa, son más o menos el conjunto de supersticiones que existieron realmente en torno a los eclipses y su relación con los no-muertos en aquellos pueblos de Hungría.

Crane
Según la tradición romana, para protegerse del Strix ( el vampiro latino Estirge) se invocaba a la ninfa Crane o Carna, quien eliminaba los maleficios de las aberturas de las casas con su rama de oxiacanta. Ella salvó al rey Procas de esas aves chupadoras de sangre. En la serie convertí esta mito en una ninfa sádica y torturadora de vampiros. Ella sería el líder del grupo esotérico (que como ya he dicho, extraje del viaje del ataúd maldito) ya que tuve especial interés en que los personajes principales fueran seres mitológicos o legendarios. La lucha de fuerzas debía librarse entre inmortales. los humanos eran totalmente secundarios. Su vara sustituyó la clásica estaca y fue una de las claves del desenlace final.


La medium Luisa
El grupo esotérico que supuestamente combatió al vampiro del ataúd maldito contaba con una medium de edad avanzada llamada Luisa, que sufrió una absorción de energía en la estancia donde se encontraba el ser. Esta escena no aparece en la serie, ni Luisa es una anciana, sino todo lo contrario. Quise establecer entre esta espiritista y su difunto marido un romance desgraciado y nostálgico. Luisa echa de menos la pasión de su esposo, así que invoca su espíritu que se materializa en forma ectoplásmica. Pero tal vez esa forma física sólo es una creación de la mente de Luisa, provocada por su deseo y sus habilidades psíquicas. Luisa representa el espiritismo y sus contradicciones.

Honorio XV
Se trata de un personaje inventado, aunque no es así con su antepasado, Honorio el grande, que en el siglo XVI escribió el más diabólico de los libros negros, “El Grimorium Honorii Magni”. Este libro reúne sacrificios de sangre y magia cabalística, especialmente blasfemos a los ojos dela iglesia por estar estructurados en forma de Bula Papal. Pero en realidad, sólo trata del manejo de fuerzas mágicas que no son ni buenas ni malas y éste es el carácter del personaje de la serie, un brujo más bien neutral, con conocimientos utilizables con los que negocia para conseguir sus objetivos. Su motivación principal en la trama de la historia es su amor por Gorunta y la fe en que recuperando la fertilidad de la vampira volverá a ser humana, hecho que le llevará a su destrucción.

Struch
Cuenta la leyenda que Struch fue un caballero piadoso, de origen germánico, que por sus méritos en la lucha con los sarracenos fue recompensado por Pedro el Católico con tierras en Cataluña (algunos señalan el pueblo de Llers). Su vida feudal sólo se vio perturbada por unas brujas a las que condenó a la hogera. Por desgracia, éstas le lanzaron una maldición y tras su muerte revivió como vampiro aterrorizando a las gentes de la zona. Finalmente un ermitaño judío le hizo descansar en paz con un ancestral sortilegio. En la serie su historia sólo se cuenta de pasada y lo convierto en el ser maligno que resucita y adiestra al Ugarés. Cruzando las leyendas de los dos vampiros más importantes de la tradición española establezco las bases de la trama principal de la serie. Struch es otro vampiro inadaptado al siglo XX, que porta su vieja armadura y viaja en el Carro de la Muerte. Es el concepto de inmortal que he querido representar: el vampiro del folckore, retirado de la civilización humana, anclado en el pasado mágico y mítico.

El carro de la Muerte
Con esta leyenda entramos en el terreno de la mitología asturiana. Se trata de una aparición nocturna que anuncia la muerte. Aparca en las puertas de las casas y se lleva al que fallece. ¿Qué mejor transporte para el ataúd maldito que un carro que recoge muertos?.

 

El Ugarés
Es, junto con Struch, el vampiro español más importante de la mitología española y catalana. La leyenda original cuenta cómo el cadáver de un ungrio fue resucuitado por un ser maligno para más tarde adiestrarlo en magia póstuma. Terminada su formación, el Ugarés construye el Castillo de Estela (en Amer), en torno a un menhir, lugar de oscuros ritos. Finalmente el castillo es destruido por un terremoto. Actualmente sólo queda del castillo la torre de Rocasalva. Pero la leyenda del Ugarés no es exactamente una leyenda "real", sino más bien una mezcla de varias leyendas y posibles sucesos históricos no demostrados, enlazados hábilmente por algunos investigadores del vampirismo. En el cómic es Struch quien resucita al ungrio y el terremoto se produce por el combate entre maestro y alumno. El castillo queda hundido y oculto en las entrañas de la tierra. También es fruto de mi invención la licantropía del ungrio que después se convertiría en el Ugarés, un vampiro con características de licántropo y por tanto más poderoso que Struch. Para darle más motivacioenes a Struch introduje su homosexualidad no correspondida por el Ugarés, y que es revelada al final. El Ugarés sabe de la búsqueda de venganza de su antiguo maestro, pero no puede contarle todos los datos a Elizabeth, ya que se expone a revelar sus debilidaes de licántropo, como es el caso de los eclipses lunares. En el fondo es un líder inseguro, temeroso del mismo poder femenino al que pide ayuda.
.

El Castillo de Estela
Como dice la leyenda, se construyó en torno al menhir del valle y final mente un teremoto lo destruyó, aunque no totalmente ya que la torre de Sant Climent o Rocasalva consigió quedar en pie. Aun hoy puede contemplarse la grieta que se tragó el castillo. En mi versión, el castillo oculto se ha convertido en un santuario de vampiros multiétnicos, donde gobierna el Ugarés. Aquí acude la condesa a finales del siglo XVII para unirse a la corte.

 

Gorunta, el Langsuir
El Langsuir es un vampiro de la mitología de Malasia. Se trata de una mujer de extraordinaria belleza que enloqueció al nacer su hijo muerto. Entonces se transformó en ave nocturna para atacar a otros recién nacidos. El mito de la madre resentida es más común de lo que se piensa, sobre todo en las culturas ntiguas. En la serie, Gorunta se desgarra los pechos que son transformados en vaginas por la maldición. Está obsesionada con la fertilidad y de alguna manera busca “rellenar” sus mamas secas, por lo que llega a traicionar a la condesa.


Zirto, la Stirge
En Fastos, Ovidio escribe: “Tienen una cabeza grande, ojos fijos, picos aptos para la rapiña, las plumas blancas y anzuelos por uñas. Vuelan de noche y atacan al os niños, desamparados de la nodriza, y maltratan sus cuerpos, que desgarran en la cuna. La razón de su nombre es que acostumbra a graznar de noche de forma estridente”. Es el más clásico de los vampiros-ave, y hay numerosas historias que hablan de ellas. En el cómic Zirto, la stirge romana, es el bibliotecario del castillo, una especie de consejero del Ugarés.

 

Bune
Necesitaba un demonio relacionado con los muertos y los cementerios y di con él: Bune. Una de las muchas jerarquizaciones del infierno que existen encontré un diablo tártaro de la muerte, incitador a la necrofilia. Bune es un Gran Duque Infernal a cargo de trienta legiones de demonios, que aparece bajo la forma de un dragón de tres cabezas, de las cuales una es un hombre. Habla por signos y habita los cementerios, donde reune a los Bunios, para saquear tumbas. Efectué un rediseño del monstruo, para que fuera más erótico, de tal forma que recuerda a un centauro dragonizado.


Las Lamias de Lamindano
La Lamia tiene su origen en la mitología greco-latina, donde aparece con diferentes variantes, aunque la más famosa fue la amante de Zeus que fue castigada por la celosa Hera con la muerte de sus hijos, por lo que Lamia se transformó en un monstruo que podía sacarse los ojos, envidiosa de cualquier madre. De nuevo nos encontramos con el mito de la madre resentida. En la tradición vasca, la Lamia a veces tiene pies de ganso y suele estar más relacionada con el mundo de los duendes y hadas que con el de los vampiros. Su imagen recuerda incluso a las Xanas (se peinan, guardan tesoros y viven en cuevas).En la serie mezclo la sangrienta lamia griega con la inocente lamia vasca.

Joanes de Bargota
Fue un clérigo de su pueblo que vivió en el siglo XVI y en Salamanca frecuentó la famosa Cueva donde extrajo sus enseñanzas. Fue condenado por la inquisición a llevar el sambenito durante un año por haber asistido a los aquelarres de las Charcas de Viana. Cuentan de él que todo el mundo dejaba de verle las tardes de los sábados y que los domingos aparecía a la hora de decir misa sudoroso, como si hubiera recorrido un largo camino. Mi particular brujo escapó de los calabozos y se volvió inmortal con un elixir mágico, pero esto no le bastó. Quería ser un vampiro, así que invocó y retuvo a Bune para que le dijera la forma de conseguirlo. Elizabeth contacta con él para obtener la ruta del ataúd.

El Aquelarre
Se produce en las Charcas de Viana, un pueblo cercano a logroño y aunque la acción en el cómic se desarrolla en el siglo XX, los descendientes de las brujas de Zugarramurdi y de Viana siguen reuniéndose en el Shabbath. El capítulo del aquelarre condensa muchos de los testimonios de brujas procesadas por la Inquisición, pero se basa sobre todo en el singular proceso de Guilleumette. Pongo su relato en boca de Ángela y lo mezclo con Joanes y las vampiras. Presidiendo el acto vemos a Leonardo, Caballero de la Orden de la Mosca, el rey del Shabbath. Lo acompañé de Thamuz, el embajador del infierno en España, según la demonología.


Lobishome
Este famoso hombre lobo gallego encabeza un grupo de licántropos que están extraídos de diferentes leyendas: La lobera asturiana, Gillés Garnier, el loup garou francés y el Lupunaru italiano. Aunque normalmente estos hombres lobo eran en realidad personas con enfermedades mentales, en la serie los he tratado como a los vampiros, es decir, cargados con toda la tradición folclórica referente al tema de la licantropía. Las leyendas de vampiros y hombres lobo tiene fuertes conexiones llegando incluso a mezclarse y confundirse (Elizabeth es considerada por algunos como una mujer lobo ya que llegó a comer carne humana).


La Xana
Son ninfas o hadas benéficas de la mitología popular asturiana, vinculadas a las cuevas, fuentes y cauces de los ríos y se dedican a hilar. Son muchísimas las fábulas y cuentos que tratan sobre estos seres y tienen una relación directa con las hadas nórdicas. Mi Xana la he cogido prestada de una leyenda que se sitúa en la cueva del monte Castiellu, junto a la playa de Agular en Muros de Pravia. La original fue encantada por sus padres por una falta y la recompensa para el que consiguiera desencantarla consistía en un fabulosos tesoro. En mi comic es encantada por su esposo, el Nubero y liberada por Struch para que le ayude en su plan.

 

Juan Cabrito, el Nubero
Los Nuberos son los descendientes de los hacedores de tormentas de los cultos animistas más antiguos. Podría decirse que este genio de las tormentas es el particular Zeus de la mitología asturiana, ya que las analogías con el dios de las tormentas son evidentes: mal humor, lanza rayos, viaja por las nubes, etc. Son su aspecto y vestimenta lo que le hacen más pueblerio y popular. En la trama es un elemento imprevisto que añade tensión y bastante acción, además de algunas situaciones cómicas.

 


Los Conjuros
El conjuro “para inmovilizar a un enemigo” pertenece al Grimorium Verum y curiosamente necesita como componente material unos clavos de viejos ataúdes. La búsqueda de estos clavos encajaba perfectamente con el viaje del ataúd maldito, ya que así justificaba las paradas a lo largo de la ruta por España . En la trama, el conjuro era necesario para atrapar al Ugarés. Una vez más hice encajar varias leyendas para dar sentido a la historia principal. Quiero destacar que los numerosos símbolos mágicos, pentagramas, runas y firmas de demonios también están tomados de auténticos estudios de brujería. Incluso los marcos de algunas portadillas y viñetas son ornamentos barrocos de simbología esotérica.

 

La Santa Compaña
La creencia en desfiles nocturnos de almas en pena es común en la mayor parte de España, pero tal vez la procesión más famosa sea La Santa Compaña, leyenda gallega que tiene sus orígenes en la tradición celta y germana. Algunos la han relacionado con los Ignes Fatui que pululan por los cementerios. Su equivalente asturiano es la Güestia. En mi cómic, estas ánimas son utilizadas por Struch para protejerse y así poder realizar sus brujerías sin interferencias.

 

Elizabeth Bathory
Ersébet Báthory, La Condesa Sangrienta, La Tigresa de Csethe, la terrible Ogresa... así llamaron a la más cruel de las mujeres que haya existido. En los capítulos donde se narra la vida mortal (y sólo en esos capítulos) de la condesa he tratado de ser lo más fiel posible a las fuentes originales y concretamente a los textos del proceso judicial al que fue sometida.
El relato de los hechos puede resumirse así:
La condesa , enferma posiblemente de epilepsia desde niña, se casa con
Ferenc Nadasdy, el héroe negro de Hungría, que pasa largas temporadas en la guerra. Para paliar el aburrimiento se rodea de una corte de satanistas que la corrompen y pronto se aficiona a las torturas. Cuando su marido fallece, y tras un incidente con un sirvienta en el que cree ver rejuvenecer su piel al mancharse de sangre, comienza a desangrar a su servidumbre para bañarse en el preciado líquido. Los problemas surgen cuando se ensaña con las hijas de la baja nobleza. Es entonces cuando es detenida y condenada al encarcelamiento en su propio castillo, por la muerte de 650 muchachas.
Todos los personajes, fechas, lugares y sucesos pertenecen a su biografía, salvo dos hechos: el Varcolaci y la resurrección a la no-vida de la condesa. Hay algunas versiones en las que aparece un vampiro con el que Elizabeth se fuga, pero que esa criatura fuera un Varcolaci ha sido una manera de conectar las historias; Elizabeth incluso llega a ver de pasada a Struch, aunque en ese momento no se entera de nada. Tras su muerte hice que la Tierra la convirtiera en un inmortal, una viajera de la Vía Siniestra, concepto asociado a los ritos brujeriles y lunares, que se trata en los episodios de las Lamias.
Mi objetivo en la serie consistía en crear un arquetipo de vampiro que fuera ciertamente diferente al que estamos acostumbrados a ver en cine, un vampiro que reuniera las tradiciones originales: la lamia, el ghoul (carroñero de los cementerios), el ave nocturna asesina de bebés y la ladrona de semen en los dormitorios. Sería el Vampiro femenino, la bestia instintiva, creada por la Tierra Madre en el mundo de las sensaciones, una criatura indómita, libre y feliz, que se ríe de todo.

Hace tiempo asistí a una magnífica exposición en Ronda, titulada “Brujería, insólitos objetos y fantásticas criaturas” donde pude fotografiar la supuesta cabeza momificada de Elizabeth Bathory. Esta exposición contaba con numerosos objetos auténticos relacionados con la brujería que me sirvieron de documentación. En Internet también es fácil encontrar material gráfico relacionado con la condesa, como los escudos, el retrato y el castilllo de Cachtice, que ilustran este texto. Resulta interesante destacar que en el escudo de los Bathory aparecen tres colmillos de lobo, nada más apropiado para semejante bestia. Su castillo, actualmente semiderruido, presenta un aspecto bastante tétrico, un recuerdo romántico de lo que fue una infame y extraordinaria mujer.

Bibliografía
Eberto Petoia.“Vampiros y hombres lobo. Orígenes y leyendas desde la antigúedad hasta nuestros días.”, Galaxia Gutenberg.
Juan G. Atienza.“Segunda Guía de la España Mágica”. Barcelona, Ediciones Martínez Roca, S. A, 1982
Miguel I. Arrieta Gallastegui.“Mitología de Asturias”. Asturias, Ediciones Trea, S. L., 1995.
Fló, Ferrán y Ardanuy.“Vampiros: magia póstuma dentro y fuera de España”. Barcelona, Luna negra ediciones, 1994.
Mª José Llorens Camp. “Leyendas del País Vasco y Navarra”. España, M. E. Editores S. L. 1995.
Director Luis A. Miguel Genga.“Mitos y Leyendas Vascas”. España, Editorial Colibrí, 1988.
Equipo Lidisa. “El poder de la magia”. Madrid, Difusión Librera, S.A. 1980.
J. felipe Alonso Fernández-Checa.“La Corte Infernal”. Madrid, Editorial Master, S.L. 1996.
Norbert Borrmann. “Vampirismo. El anhelo de la inmortalidad”. Barcelona, Grupo Editorial Ceac, S.A. 1999.
Prof. Renzo Vitallini.
“Brujas, hombres Lobos y Vampiros”. Barcelona, Editorial Ramos-Majos, 1982.
Noelia Indurain y Óscar Urbiola.
“Vampiros. El mito de los no muertos”. Barcelona, Susaeta Ediciones, S.A.

Al artículo anterior